Descripción del proyecto

 

Camino de Santiago Francés

DESCRIPCIÓN:

Para entender las peregrinaciones medievales a Santiago de Compostela, debemos partir de la tradición que habla de la labor evangelizadora de Santiago en tierras de la Hispania romana.

Su misión evangelizadora comenzaría en el sur de Hispania para posteriormente desplazarse al norte por tierras portuguesas (Coímbra, Braga, etc.) llegando hasta Iría Flavia, ya en Galicia.

Posteriormente se dirigiría hacia el este de la península (Lugo, Astorga, Zaragoza y Valencia) para partir, de nuevo, hacia Palestina, desde la costa mediterránea española.

A su llegada a Palestina y tras incumplir la prohibición de predicar el Cristianismo, fue decapitado en tiempos de Herodes Agripa. Según la tradición, su cadáver fue robado por los discípulos Atanasio y Teodoro y llevado en barco de nuevo a tierras españolas, en concreto a Iría Flavia (cerca de la actual Padrón).

La tradición oral se encarga de difundir el portento y en la segunda mitad del siglo VII, Beda el Venerable describe con meticulosa precisión la localización exacta del cuerpo del Apóstol en Galicia.

Durante la invasión árabe se silencia durante un tiempo la incipiente tradición jacobea en España.Camino de Santiago Carrión de los Condes.

Alfonso II El Casto reinó durante un largo periodo de tiempo (entre el año 791 y el 842). Es durante su reinado cuando se produce el milagroso descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago.

En el sepulcro pétreo reposaban tres cuerpos, atribuyéndolos a Santiago el Mayor y sus discípulos Teodoro y Anastasio. Teodomiro traslada la sede episcopal a este lugar y muere en el año 847 (en las excavaciones arqueológicas ha aparecido su lauda sepulcral).

Desde este momento, queda establecida oficialmente la tumba del apóstol en aquel mágico lugar, cercano al cabo de Finisterre, punto situado en el extremo occidental de Europa. El camino a Finisterre era indicado desde cualquier lugar de Europa por las estrellas de la «Vía Láctea». Desde antiguo se creía que allí se acababa el mundo y que el Atlántico era «la tumba del sol». Posiblemente estos hechos geográficos y astronómicos ayudaron a reforzar el magnetismo que desde entonces provocó en millones de almas la ruta jacobea.

Se hace de Santiago el abanderado de los ejércitos cristianos en las contiendas militares contra los árabes y se crea la leyenda de la intervención gloriosa del apóstol en la más que dudosa batalla de Clavijo. Desde entonces, los ejércitos cristianos entran en batalla con el grito:

Tipo: lugar histórico.

Declaración: monumento BIC(23/12/1999).

Conservación: buena

“Santiago y cierra España”

En el año 899 Alfonso III, El Magno, consagra una nueva catedral de mayores dimensiones y calidad artística que la levantada por Alfonso II. Un siglo más tarde, en el año 977 Almanzor destruye Santiago, aunque respeta la tumba, a sabiendas que se trataba del centro espiritual del enemigo cristiano.

El apogeo del Camino en tiempos del románico

La orden de Cluny pronto se hace eco del prestigio de Compostela y durante el siglo XI promueve las peregrinaciones a Santiago de Compostela. A cambio, los reyes cristianos hacen generosas donaciones a sus monasterios.

A lo largo del siglo XI la afluencia de peregrinos se intensifica y comienza la labor organizadora de los reyes para facilitar el tránsito. Se comienzan a construir puentes y hospitales en los enclaves necesarios. Comienza a establecerse una ruta principal con sus respectivas estaciones (Camino Francés).

En el año 1073 se inicia la construcción del tercer templo consecutivo sobre la tumba del apóstol, bajo mandato del obispo Peláez. Será la gran catedral románica que conocemos: un magnífico templo del “románico de peregrinación”.

El definitivo espaldarazo que hace del Camino de Santiago la gran ruta de peregrinación de los siglos XII y XIII es la concesión desde Roma de los Años Santos Compostelanos, con la posibilidad de que los peregrinos obtengan la indulgencia plenaria.

La Bula Regis Aeterni concedida por el Papa Alejandro III en 1179, no hace sino confirmar privilegio concedido a Compostela por el papa Calixto II en el año 1120 por lo que serán Años Santos o Años Jubilares todos aquéllos en los que el día 25 de Julio (día de Santiago) coincida en domingo.

Compostela aventaja claramente a la propia Roma en este aspecto. Allí los años jubilares suelen coincidir cada 25 años, en Compostela cada seis.

Las indulgencias: 

v  Visitar en Año Santo la Catedral de Compostela donde se guarda la Tumba de Santiago el Mayor.

v  Rezar alguna oración (al menos el Credo, el Padre Nuestro y pedir por las intenciones del Papa). Se recomienda asistir a la Santa Misa

v  Recibir los Sacramentos de la Penitencia y la Comunión, dentro del período comprendido entre los quince días anteriores y posteriores a la visita a Compostela.

En 1139 Aymeric Picaud lleva a Santiago su “Guía del Peregrino” denominado Codex Calixtinus atribuido por los monjes de Cluny al Papa Calixto II, de ahí su nombre. En él se describe el Camino de Santiago y se dan multitud de consejos para recorrerlo, a la vez que describe, de forma muy partidista, eso sí, sus lugares y gentes.

Estamos por tanto, ante la época de esplendor del Camino a Santiago. Miles de peregrinos de toda Europa, dirigen sus pasos hacia el fin del mundo conocido acompañados por su bastón y su calabaza-cantimplora. La vieira o venera conseguida en Compostela acreditará, al regreso, el éxito de la aventura.

Declive

A partir de la peste negra que asola Europa en el siglo XIV las peregrinaciones se ven seriamente disminuidas.

Doscientos años después, la aparición del Protestantismo es otro golpe al Camino de Santiago pues el mismo Lutero disuade a sus seguidores de viajar hasta su tumba. El arzobispo de Santiago en el periodo 1587-1602, Don Juan de San clemente y Torquemada, ante la amenaza del corsario Francis Drake que había manifestado su intención de destruir la catedral y el relicario del apóstol, ocultó sus restos llevándose el secreto a la tumba.

Éste y otros motivos consiguen que, durante los siguientes dos siglos, las peregrinaciones a Compostela entran en una atonía tal que según cuentan las crónicas, el 25 de julio de 1867 tan solo habían acudido a Compostela unas pocas decenas de peregrinos.

Resurgir

El arzobispo Payá Rico descubre los restos del apóstol en 1879 y se apresta a la aprobación de la autenticidad de las reliquias, que consigue de las autoridades eclesiásticas y científicas españolas de la época y que ratifica el propio Papa León XIII en su Bula Deus Omnipotens.

Sin duda es el último cuarto del siglo XX cuando verdaderamente se produce el resurgir de las peregrinaciones a Santiago. No cabe duda que parte del éxito de los últimos años se debe a razones de promoción turística de la que ha intensamente sido objeto. Pero también es incuestionable que la ruta jacobea se ha ganado su prestigio actual gracias a su valor eminentemente espiritual, justamente en una sociedad progresivamente enferma de materialismo.Camino de Santiago Carrión de los Condes.

En 1993 el Camino de Santiago fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

CAMINO DE SANTIAGO FRANCES

ETAPAS

1-SAINT JEAN PIED DE PORT-RONCESVALLES

Como alternativa a Roncesvalles, la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port se ha convertido en el punto de partida preferido para iniciar la peregrinación por el Camino Francés. La jornada inaugural reta al peregrino con un desnivel de más de 1250 metros, pero le recompensa con un paisaje atlántico excepcional y el atractivo de traspasar a pie la frontera entre Francia y España.

2-RONCESVALLES-ZUBIRI

Tras un día de montaña carente de núcleos habitados, la segunda etapa promete un guión diferente. Hasta Espinal, pasando antes por Burguete, el perfil es llano y alterna tramos boscosos con extensos prados. A continuación salta a escena el valle de Erro haciendo gala de sus hayedos y robledales y de su cambiante orografía. Se sube Mezkiritz y se desciende hasta Bizkarreta y Lintzoain para afrontar el puerto de Erro.

Por un último, mágico y vertiginoso descenso entre boj, portillos que se abren y cierran y escalones se llega hasta las puertas de Zubiri y el valle de Esteribar.

3- ZUBIRI-PAMPLONA

De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente. El de la Rabia en Zubiri, de los Bandidos en Larrasoaña, el de Iturgaiz en Irotz y de la Magdalena en Pamplona. Todos sobre el Arga, río que riega el valle de Esteribar y conduce hasta la primera ciudad del Camino.

4-PAMPLONA-FUENTE LA REINA

Traspasada la ciudad, junto al pequeño río Sadar, el itinerario atraviesa la Cendea de Cizur entre terrenos cerealistas y alcanza las alturas de la sierra del Perdón, una barrera natural entre la Cuenca de Pamplona y Valdizarbe. En el descenso, Uterga y Muruzábal ceden el paso a Obanos, donde ya se unen muchos peregrinos venidos desde el Somport y que actúa como trampolín de Puente la Reina, población indisoluble del peregrinaje a Santiago.

5-PUENTE LA REINA-ESTELLA

Traspasada la ciudad, junto al pequeño río Sadar, el itinerario atraviesa la Cendea de Cizur entre terrenos cerealistas y alcanza las alturas de la sierra del Perdón, una barrera natural entre la Cuenca de Pamplona y Valdizarbe. En el descenso, Uterga y Muruzábal ceden el paso a Obanos, donde ya se unen muchos peregrinos venidos desde el Somport y que actúa como trampolín de Puente la Reina, población indisoluble del peregrinaje a Santiago.

6-ESTELLA-TORRE DEL RIO

Ante los muros del monasterio de Irache una fuente de agua y vino ofrece el mejor antídoto contra el sinuoso tramo que conduce a Villamayor de Monjardín. A partir de aquí, hasta Los Arcos, los viñedos y olivares son los únicos aliados que evitan caer en los soliloquios producidos por las pistas de concentración y la ausencia de poblaciones intermedias. Desde Los Arcos, población con todos los servicios, existe la alternativa de continuar hasta Torres del Río, depositaria de la iglesia románica del Santo Sepulcro

7-TORRES DEL RIO-LOGROÑO

Ante los muros del monasterio de Irache una fuente de agua y vino ofrece el mejor antídoto contra el sinuoso tramo que conduce a Villamayor de Monjardín. A partir de aquí, hasta Los Arcos, los viñedos y olivares son los únicos aliados que evitan caer en los soliloquios producidos por las pistas de concentración y la ausencia de poblaciones intermedias. Desde Los Arcos, población con todos los servicios, existe la alternativa de continuar hasta Torres del Río, depositaria de la iglesia románica del Santo Sepulcro

8-LOGROÑO-NAJERA

El parque de San Miguel y el entorno natural del embalse de la Grajera sellan la estancia en Logroño y abren las puertas al suave paisaje riojano, empapado de vid y árboles frutales. Navarrete, de tradición alfarera, y más adelante Ventosa y el alto de San Antón ceden el testigo al valle del río Najerilla. Aquí se asienta Nájera, plaza codiciada durante la reconquista y dominada por los cerros del Castillo y Malpica.

9-NAJERA-SANTO DOMINGO

Hoy, como meta, aguarda la legendario Santo Domingo de la Calzada, población de La Rioja Alta donde se obró el milagro de la gallina que cantó después de asada. La ruta atraviesa un par de poblaciones: la acogedora Azofra y Cirueña, afeada por una urbanización y un campo de golf que desentonan en el paisaje circundante de cereal, que ya en las proximidades de Castilla roba todas las hectáreas a la vid.

10-SANTO DOMINGO-BELORADO

Pasado Grañón, ya a la vista de Redecilla del Camino, un espigado cartel informativo da la bienvenida a Burgos y Castilla. De ahora en adelante la ruta francesa transitará durante un par de semanas por los dilatados paisajes de la meseta castellana. El objetivo más próximo es Belorado, situado a la sombra de un picacho donde aún permanecen antiguas cuevas de ermitaños y la ruinas de un mítico castillo.

11-BELORADO-AGÉS

La undécima etapa consta de dos partes bien diferenciadas. La primera sirve de calentamiento y viaja por Tosantos, Villambistia Espinosa del Camino y Villafranca, población donde da comienzo un largo y solitario segundo tramo por los antaño temidos Montes de Oca. Pistas forestales cercadas de robles, pinos y brezos conducen así a San Juan de Ortega, que aparece como un oasis en el desierto, y finalmente a Agés.

12-AGES-BURGOS

Desde un alto calizo y pelado, pasado Atapuerca, ya se distingue la primera capital castellana: Burgos. Lanzado hacia ella, el Camino deja atrás el valle del río Pico y se detiene en una bifurcación que lleva hasta Villafría o Castañares. Accediendo a esta última se puede esquivar uno de los los pesados accesos a la ciudad tomando el paseo fluvial del río Arlanzón hasta el puente de San Pablo, situado cerca de la catedral.

13-BURGOS-HONTANAS

Dejar atrás la viva ciudad de la catedral en pos de la despoblada meseta es un ejercicio arriesgado, pero no hay marcha atrás. Como viajando en una máquina del tiempo, el peregrino del siglo XXI se interna en la sobria Castilla en compañía de su sombra y su esfuerzo, descubriendo paisajes y pueblos casi medievales que otorgan al Camino esa leyenda que ha fraguado desde su origen.

14-HONTANAS-BOADILLA DEL CAMINO

Esta jornada, sin arbolado donde guarecerse de los rigores de la meteorología – ya sea del temido sol estival, del penetrante frío de invierno o del incómodo viento -se queda grabada en la memoria por el paso bajo los arcos de San Antón, la visita a Castrojeriz y la posterior subida al Teso de Mostelares. Desde esta colina se abre al peregrino la brutal Tierra de Campos, comarca orgullosa de su cereal, de sus palomares y de su valioso arte. Ya en Puente Fitero, Burgos se funde a orillas del Pisuerga para recibir a Palencia.

15-BOADILLA DEL CAMINO-CARRION DE LOS CONDES

Boadilla del Camino sitúa al peregrino a las puertas del Canal de Castilla y de Frómista, población eclipsada por la belleza de la iglesia románica de San Martín. Después, la llanura y la monotonía de un andadero, sólo rota por el paso fugaz de coches y ‘bicigrinos’, se adueñan del caminante a su paso por los núcleos de Campos, como Población, Revenga y Villarmentero. En el tramo final, antes de llegar a Carrión, Villalcázar de Sirga recaba su atención con Santa María la Blanca, iglesia – fortaleza atribuida a los Templarios. 

16-CARRION DE LOS CONDES-TERRADILLO DE LOS TEMPLARIOS

Entre Carrión y Calzadilla de la Cueza median 17 kilómetros sin población alguna, gran parte de ellos por la desprotegida recta de la Vía Aquitana. De Calzadilla a Terradillos de los Templarios, nombre que evoca a los caballeros medievales cristianos, un socorrido andadero evita el asfalto de la N-120, venida a menos por la autovía del Camino de Santiago A-231.

17-TERRANILLO DE LOS TEMPLARIOS-BURGO RANERO

Moratinos y San Nicolás del Real Camino son los últimos pueblos del trazado francés a su paso por Palencia y ceden el testigo a León, la provincia con más kilómetros de itinerario jacobeo: nada menos que 214,4. Primero se presenta Sahagún, con su mudéjar, y posteriormente una bifurcación al pie de la N-120 que da la opción de continuar hacia Bercianos del Real Camino y El Burgo Ranero o hacia Calzada del Coto y Calzadilla de los Hermanillos. La primera alternativa discurre por un carril construido ex profeso para los peregrinos y sombreado por una fila de árboles sin fin. La segunda, solitaria y por la Vía Trajana, avanza por áreas de monte bajo, matorral y pequeños bosques.

18-BURGO RANERO-LEON

Etapa de gran tirada que puede dividirse en dos pernoctando en Mansilla de las Mulas. La pista arbolada continúa durante diecinueve planos kilómetros hacia Reliegos y Mansilla, donde dice adiós. Desde el río Esla hasta el Porma se avanza por caminos paralelos a la N-601 y a partir de Puente Villarente el Camino se distancia ligeramente de la nacional para llegar a Arcahueja. Finalmente, el barrio de Puente Castro, a orillas del Torío, supone la entrada definitiva en León.

19-LEON-SAN MARTÍN DEL CAMINO

Amplias avenidas conducen desde los albergues al Hostal de San Marcos, a orillas del río Bernesga. Otros cinco kilómetros urbanos, incluido un polígono, acercan hasta la Virgen del Camino, a cuya salida se decide si continuar por la variante de Villar de Mazarife o por el Camino Francés más histórico. Este último progresa por el páramo, siempre a la vera de la N-120, y atraviesa Valverde de la Virgen, San Miguel del Camino y Villadangos del Páramo para concluir en San Martín del Camino.

20-SAN MARTÍN DEL CAMINO- ASTORGA

En el mismo tono que ayer, al ritmo machacón que marca el camino paralelo a la N-120, se llega hasta Puente Órbigo para salvar el afluente del Esla por el mítico puente del Passo Honroso. Ya en Hospital de Órbigo se puede escoger entre continuar por el monótono andadero o disfrutar de un paisaje agrícola, bañado por infinidad de acequias, que visita Villares de Órbigo y Santibáñez de Valdeiglesias. Ambas opciones se funden en el crucero de Santo Toribio, excelente mirador sobre San Justo de la Vega, la ciudad de Astorga y el monte Teleno.

21-ASTORGA-FONCEBADÓN

Con el punto de mira en los Montes de León, el Camino Francés se interna por la maragatería. Comarca habitada en su día por arrieros y que aún conserva sus recias casas en sillarejo y provistas de portalón, sus danzas al son de la flauta y el tambor y sus guisos pantagruélicos. Rabanal del Camino, fin de la novena etapa del Codex Calixtinus, y Foncebadón, en las laderas del Irago, se presentan como posibles finales de etapa.

22-FONCEBADÓN-PONFERRADA

El Camino Francés llega a su techo junto a la Cruz de Ferro, clavada sobre un montículo de piedras a 1.500 metros de altitud. Cerca, entre tañidos de campana y señales de humo, se sitúa el refugio templario de Manjarín, en pie desde 1993 gracias a Tomás Martínez. La maragatería sucumbe a El Bierzo, que se presenta en un crudo descenso entre pastos y piornos. El Acebo, Riego de Ambrós, Molinaseca, a orillas del río Meruelo, y Campo vertebran la etapa y la dotan de la infraestructura necesaria para llegar con éxito a Ponferrada, capital de la comarca.

23-PONFERRADA-VILLAFRANCA DEL VIERZO

La hoya del Bierzo, una llanura resguardada por montañas que impiden el paso del clima atlántico, se ofrece hoy como escenario al Camino de Santiago. Aquí, vides retorcidas de uva Mencía y poblaciones colmadas de servicios reciben a diario el repique de los bordones y el vaivén de las mochilas. El paso cómodo por Compostilla, Columbrianos, Fuentes Nuevas, Camponaraya y Cacabelos se torna pesado tras cruzar el río Cúa en dirección a Pieros y Villafranca del Bierzo.

24-VILLAFRANCA DEL BIERZO-O CEBREIRO

La montaña llega al Camino de Santiago. Hoy es el día de la etapa reina, seguramente la más recordada a la vuelta de la peregrinación. En ella se abandona León y Castilla para entrar en Galicia, en concreto por la parroquia de O Cebreiro: antigua aldea de pallozas hoy restaurada en aras del turismo. El guía hacia la cima es el valle del encajonado río Valcarce, partido por la N-VI y la A-6 y bien poblado. El ascenso se hace esperar y no es patente hasta el kilómetro 21 de la etapa, sobrepasado el barrio de Hospital.

25-O CEBREIRO-TRIACASTELA

La dura jornada vivida ayer necesita de un recorrido corto pero activo para renovar fuerzas antes de los sinuosos trazados futuros. El Camino alcanza su máxima cota gallega en las laderas del monte Area y aún despliega latigazos en el repecho del alto do Poio. En O Biduedo, el Concello de Pedrafita do Cebreiro pasa el testigo al de Triacastela, cuyo núcleo principal descansa en el fondo del valle bajo la sombra del monte Oribio.

26-TRIACASTELA-SARRIA

Desde Triacastela existen dos itinerarios para llegar hasta Sarria: el meridional, más largo, visita el célebre monasterio benedictino de Samos y progresa por las frondosas riberas del río Oribio; el otro avanza más al norte por San Xil y se interna también por bonitos parajes poblados de robles y castaños.

27-SARRIA-PORTOMARÍN

Desde Triacastela existen dos itinerarios para llegar hasta Sarria: el meridional, más largo, visita el célebre monasterio benedictino de Samos y progresa por las frondosas riberas del río Oribio; el otro avanza más al norte por San Xil y se interna también por bonitos parajes poblados de robles y castaños.

28-PORTOMARÍN-PALAS DE REI

La etapa está fraccionada por la sierra de Ligonde, que a su vez divide las cuencas de los ríos Miño y Ulloa y los Concellos de Portomarín y Monterroso. Aunque el comienzo es prometedor y obsequia con un apacible ascenso por el monte San Antonio, el resto se embriaga junto a carreteras modestas, provinciales e incluso nacionales. Sin embargo amenizan el viaje buenos ejemplos de iglesias románicas, incluida la posibilidad de desviarse hasta Vilar de Donas para visitar la de San Salvador, antiguos hospitales de peregrinos y el valioso crucero de Lameiros.

29-PALAS DE REI-ARZÚA

Además de ser la etapa más larga de Galicia luce un perfil quebrado, de los conocidos vulgarmente como rompepiernas, que la convierte en un verdadero reto. El itinerario traspasa los límites de Lugo para entrar en A Coruña por la aldea de O Coto; visita Leboreiro y la pulpera Melide, donde enlaza el Camino Primitivo, y continúa por un sinfín de toboganes y escenarios mágicos como el del río Catasol hasta Ribadixo da Baixo y Arzúa, donde a su vez conecta el Camino del Norte.

30-ARZÚA-O PEDROUZO

Entre Arzúa y la catedral de Santiago median casi 40 kilómetros y lo más lógico y prudente es dividir el tramo en dos jornadas haciendo parada y fonda en Santa Irene u O Pedrouzo. El Concello de Arzúa cede el testigo al de O Pino en un trayecto cómodo, con pendientes más fáciles y por pistas siempre cercanas a la N-54

31-O PEDROUZO-SANTIAGO DE COMPOSTELA

El caminar se torna sereno, quizás por miedo a terminar y no saber o no querer qué hacer después. Sobre pistas de hojarasca, entre las últimas manchas de eucaliptos y robles, llegan las últimas aldeas de O Pino. El municipio de Santiago aguarda en un alto, junto al aeropuerto, y conduce al peregrino por la parroquia de Sabugueira. Desde la atalaya del Monte do Gozo se obtiene la primera panorámica de Santiago de Compostela y da comienzo un recorrido urbano que concluye a los pies de la fachada barroca de la catedral. El Obradoiro es el fin y el comienzo.

MAPAS DEL CAMINO A SU PASO POR CARRION DE LOS CONDES.

Km 0. Boadilla del Camino (Albergues. Bar)

Tras un último repaso a las filigranas decorativas del rollo jurisdiccional y al templo de Nuestra Señora de la Asunción, que exhibe, por cierto, una interesante pila bautismal, salimos de Boadilla del Camino por la calle Mayor para tomar un camino que, en breve y tras las últimas naves de la localidad, gira a la izquierda y avanza al encuentro del Canal de Castilla. Esta obra de ingeniería fue concebida por el Marqués de la Ensenada (1702 – 1781), estadista y político ilustrado. La finalidad de la red fluvial de canales, construida entre 1753 y 1849, era la de transportar el cereal castellano hasta el Cantábrico por medio de barcazas tiradas por bestias de tiro. Funcionó hasta que la implantación y la regularidad del ferrocarril lo dejaron en desuso en 1959. Desde entonces conduce el riego y abastece a las poblaciones ribereñas (Km 1,8).

Nuestro camino sigue en paralelo al Canal durante más de tres kilómetros y llega hasta un conjunto de esclusas que en este punto permitían a las barcas salvar un desnivel de más de catorce metros (Km 5). Cruzamos al otro lado del Canal y entramos en el casco urbano de Frómista. En el centro se encuentra un punto de información turística y la valiosa iglesia románica de San Martín que merece una visita y, como no, unas fotos. Parece una maqueta, tal es la perfección de su escala y sus formas. Se construyó en el siglo XI gracias al patrocinio de Doña Mayor de Castilla y está formada por tres naves, 46 capiteles, una cúpula octogonal y dos torres cilíndricas que miran hacia occidente.

Km 5,7. Frómista (Todos los Servicios)

Después de esta licencia artística retomamos el itinerario anterior y nos dirigimos hacia la P-980 en dirección a Carrión de los Condes. Hay que sortear un par de rotondas, colocadas entre el puente sobre la autovía A-67, para tomar un nada reconfortante andadero que circula en paralelo a la carretera. Mojones jacobeos, alineados matemáticamente de dos en dos; el rápido rodar de los coches y de nuestros compañeros “bicigrinos” y la planicie sembrada que parece no tener fin son los únicos elementos de distracción en todo el tramo. La primera localidad en salir a nuestro encuentro es Población de Campos.

Km 9,2. Población de Campos (Albergue. Centro de Turismo Rural. Bar. Tienda)

A la salida, antes de cruzar el río Ucieza, los que quieran pueden tomar la variante alternativa que discurre por Villovieco y que termina enlazando con el camino oficial. Los demás, tras pasar el río, retoman el monótono andadero hasta la siguiente localidad de Campos.

Km 12,6. Revenga de Campos (Bar)

Cruzamos Revenga por la carretera, que coincide con la calle General Amor, y pasamos junto a la iglesia de San Lorenzo, que asoma su torre conquistada por los nidos de cigüeña. A la salida aguarda e nuevo el andadero, que nos acerca hasta la cercana Villarmentero de Campos.

Km 14,7. Villarmentero de Campos (Albergue. Centro de Turismo Rural. Bar)

Pequeña población con un bar a la entrada y un área de descanso a la salida y a la sombra de unos pinos piñoneros. A modo de tiralíneas continuamos hasta Villalcázar de Sirga, localidad que se cruza por un lateral pero que merece una detenida visita (Km 18,8).

Km 18,8. Villalcázar de Sirga (Albergue. Hostal. Bar. Tienda)

En la plaza se alza la gran iglesia templaria de Santa María la Blanca, construida a finales del XII en transición del románico al gótico. No hay que irse sin echar un vistazo a la portada sur, que presenta un Pantocrátor rodeado de los Evangelistas y Apóstoles sobre un arco apuntado de ricas arquivoltas. El que pernocte en Villalcázar (quien haya partido de San Nicolás de Puente Fitero o Itero de la Vega ya habrá realizado 27 kilómetros) podrá apreciar como las últimas luces del día tiñen la iglesia de color oro.

Abandonamos Villalcázar de Sirga para retomar nuestro querido andadero. En este tramo final rompe la horizontal con alguna que otra cuesta sin importancia. No hay sorpresas hasta Carrión de los Condes, final de etapa. A orillas del río Carrión, en tiempos fue ciudad amurallada y estructurada en dos barrios divididos. Como en el siglo XII, diversos albergues, tiendas de todo tipo e iglesias, como la de Santa María del Camino y la de Santiago – cuya figura del Pantócrator ya se ha convertido en icono – acompañan el paso del peregrino por Carrión.

Km 24,6. Carrión de los Condes (Todos los Servicios).

..,……………………………………………………………..

Km 0. Carrión de los Condes (Todos los Servicios)

Por la calle de José Antonio, donde asoma el bello friso de la iglesia de Santiago, y las calles Esteban Collantes y Piña Blasco, llegamos al río Carrión y al monasterio benedictino de San Zoilo, hotel y Centro de Estudios y Documentación del Camino de Santiago con una especializada y completa biblioteca jacobea abierta al público. Avanzando por el vial de salida nos encontramos con la N-120, que cruzamos para tomar la carretera de Villotilla (Km 2).

Las hierbas han invadido el escaso arcén de esta vía local pero afortunadamente presenta poco tráfico. A los tres kilómetros de su inicio dejamos a mano derecha la propiedad de lo que fue la abadía de Benevivere (Km 4,8), y ochocientos metros más adelante decimos adiós a la carretera para pisar la Vía Aquitana, calzada romana que unió Burdeos con Astorga y que más de dos mil años después aún conserva parte de su trazado original (Km 5,6). En este tramo las sombras no escasean, simplemente no existen. Afortunadamente ya no presenta el piso de cantos rodados, que fue cubierto de zahorra hace ya algunos años. También, justo antes de cruzar la carretera de Bustillo y en temporada alta, es posible encontrar en medio de estas soledades un bar improvisado (Km 10).

Casi dos kilómetros y medio después del cruce de la carretera llegamos junto a un indicador en piedra que nos informa del paso de la Cañada Real Leonesa, uno de los itinerarios españoles de largo recorrido utilizado por los pastores trashumantes para conducir al ganado desde los pastos de verano (León) a los de invierno (Extremadura) y viceversa (Km 12,4). Más de cuatro kilómetros y medio después nos acercamos finalmente a Calzadilla de la Cueza, pueblo salvador que al primer vistazo semeja el decorado de un western. Hostal, albergue y restaurante, todo en uno, permiten cualquier posibilidad: desde el mero descanso y refrigerio hasta la parada definitiva para aquellos que hayan terminado desquiciados de la calzada milenaria. Cualquier opción es válida.

Km 17. Calzadilla de la Cueza (Albergue. Hostal. Bar)

Dado que el bar se encuentra en un extremo, para proseguir la marcha hay que rodear el pueblo e incorporarse a la calle Mayor que desemboca en la N-120. Por la carretera nacional pasamos el río Cueza y la cruzamos para avanzar por un andadero que marcha en paralelo. Al desvío a Santa María de las Tiendas, antiguo hospital conocido también como del Gran Caballero (Km 18,8), le sigue un tramo de unos tres kilómetros que salva un desnivel insignificante de 50 metros. Después, en suave bajada, cruzamos de nuevo la N-120 para entrar en el pequeño núcleo de Ledigos.

Km 23,4. Ledigos (Albergue. Bar)

Salimos de Ledigos en paralelo a la carretera nacional, que volvemos a cruzar para retomar por última vez el socorrido andadero que lleva hasta el mismo Terradillos de los Templarios, pueblo que toma su nombre de los Caballeros Templarios, orden militar cristiana fundada en el siglo XII que vigilaba en este mismo lugar el ya desaparecido hospital de San Juan.

Km 26,6. Terradillos de los Templarios (Albergue. Bar. Pequeña tienda de alimentación en uno de los albergues)

 

OBSERVACIONES:

-No dispone de acceso para personas con dificultades de movilidad.