Andrés, un señor de Murcia, viaja a París con el fin de vivir una aventura tras recibir una herencia. Es el prototipo de español reprimido y banal, que piensa que la libertad que no disfruta en su país está en Francia.